Archivos de la categoría Historia

El buque que realizó el primer disparo de la I Guerra Mundial y aún está en servicio

Atascado en la orilla de un fangoso río, en algún lugar de Serbia, se encuentra un viejo y abandonado buque de transporte de grava. Oxidado, inútil, y con más de cien años de antigüedad, se trata de un patrimonio protegido por el gobierno serbio a causa de la historia que representa y de la ayuda que este buque prestó.

SMS Bodrog

Durante gran parte del siglo pasado, este barco llevó el nombre de Sava, el nombre del río que se une al largo Danubio en Belgrado, capital de Serbia. Pero una vez, fue una bestia poderosa que patrullaba el Danubio para el Imperio Austro-Húngaro, iba equipado con armamento de élite y efectuó los primeros disparos que dieron comienzo a la I Guerra Mundial, entonces era el patrullero fluvial SMS Bodrog.

Entre el momento en el que entró en servicio para la Royal Navy y el Imperio Austro-Húngaro en 1904 y el día de hoy, el Bodrog ha navegado bajo las banderas de cuatro naciones diferentes. El 15 de abril de 1920 su nombre se cambió a Sava, cuando pasó a ser un buque de la Armada del KSCS (Reino de Serbia, Croacia y Eslovenia, posteriormente llamado Reino de Yugoslavia). Encargado de ayudar en la defensa del Danubio en ambas Guerras Mundiales, esta máquina de guerra tuvo una dilatada historia operacional hasta que fue eventualmente reasignado para su uso industrial en los años 60.

Según Wikipedia, estas eran las especificaciones del Bodrog: “Al igual que su buque hermano, el SMS Temes, tenía una eslora de 57,7m, una manga de 9,5m y un calado de 1,2m. Su desplazamiento estándar era de 440 toneladas y su tripulación constaba de 86 oficiales y miembros alistados. El Bodrog tenía dos motores de vapor de triple expansión, que daban potencia a dos hélices simples. La potencia de vapor era proporcionada por dos calderas Yarrow y su potencia alcanzaba los 1.400 caballos. Según sus especificaciones, podía alcanzar una velocidad máxima de 13 nudos y transportar 62 toneladas de carbón”.

El Bodrog estaba equipado con dos cañones Škoda de 120mm con un alcance de 10 Km, un cañón Howitzer de 120mm montado en un pivote central que podía disparar proyectiles de 20Kg a 6,3Km de distancia, y dos ametralladoras de 37mm. Su blidaje iba desde los 25mm en la cubierta superior hasta los 75mm en el puente de mando.

Bodrog

Este avanzado patrullero fluvial formó parte de la Flotilla del Danubio antes y durante la I Guerra Mundial, en una división formada por otros seis patrulleros.

El Danubio se extiende desde la esquina suroeste de Alemania hasta las orillas del Mar Negro. Esta flotilla era una fuerza naval de gran valor y esencial para los austro-húngaros debido a que gran parte de los combates que llevaron a cabo en su frente oriental fueron contra las naciones del Danubio. También los alemanes se esforzaron por mantener el Danubio abierto para el envío de suministros a sus aliados, los otomanos a través del Mar Negro.

Cuando Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia 28 de julio 1914, esa noche el Bodrog y otros dos patrulleros estacionados en Zenum, cerca de Belgrado, bombardearon la capital serbia. Usando sus grandes cañones, hicieron llover proyectiles sobre fortificaciones serbias y un puente ferroviario que cruza el río Sava. Los serbios no tenían cómo responder a estas incursiones a través del río y necesitaron el apoyo naval de Rusia y de artillería de Francia a lo largo de toda la guerra solo para mantener la esperanza de detenerlos.

A primeros de septiembre, por temor a un contraataque serbio, los austro-húngaros se retiraron de Belgrado. El Bodrog fue enviado varias veces para bombardear las defensas serbias y a las tropas alrededor de Belgrado, que en poco más de dos meses volvió a estar en manos de los austro-húngaros. Pero, para desgracia de los Imperios Centrales, tuvieron que retirarse de nuevo en menos de dos semanas al tener que hacer frente a las fuerzas combinadas de Serbia, Rusia y Francia avanzando contra la ciudad.

El 24 de diciembre de 1914, el Bodrog, junto con el dragaminas SMS Almos, un patrullero y dos remolcadores, escontaron al vapor Trinitas por el Danubio. El Trinitas transportaba una carga de municiones para los otomanos. Se las arreglaron para llegar más allá de las fuertes defensas de Belgrado, pero se vieron obligados a retirarse al recibir la noticia de que los rusos habían desplegado un campo de minas y varias barreras junto a las Puertas de la Garganta de Hierro, en la frontera entre Serbia y Rumanía.

Buque Bodrog

Cuando las tropas británicas, francesas y del ANZAC aterrizaron en Gallipoli, la lucha contra los otomanos necesitaba desesperadamente del suministro de municiones y éstas fueron nuevamente enviadas desde el Danubio al Mar Negro, escoltadas por el Bodrog y otros buques. Sin embargo, el vapor que transportaba los suministros, chocó contra una mina, fue bombardeado por la artillería y finalmente explotó.

En octubre de 1915, después de que Bulgaria se uniera a la guerra del lado de los Imperios Centrales, Belgrado fue nuevamente capturada por fuerzas combinadas. El Bodrog y otros patrulleros eran esenciales para dar apoyo a las tropas que cruzaban el río en las cercanías de la fortaleza de Belgrado.

Las batallas del Bodrog siguieron sucediéndose y cuando Rumanía entró en la guerra, la unidad del Bodrog recibió ordenes de bombardear el puerto fluvial rumano de Giurgiu, donde se le infringieron graves daños.

A medida que el control sobre el Danubio se iba consolidando, el Bodrog pasó varios meses escoltando puertos del Mar Negro y buques en Ucrania. Pero en octubre de 1918 fue destinado de nuevo a la desembocadura del Danubio para proteger a las tropas austro-húngaras en su retirada. Era el último barco que estaba regresando a la retaguardia en Bucarest cuando, a causa de la espesa niebla, encalló contra un banco de arena cerca de Vinca y fue abandonado. No tardó en ser capturado por el ejército serbio.

Bodrog en puerto

Serbia se convirtió en parte de la coalición de los pueblos que, durante la Segunda Guerra Mundial, formó parte del Reino de Yugoslavia en la lucha contra el Eje. Con sede en Dubovac, cerca de la frontera rumana, el Sava y la Primera División de Patrulleros de la que ahora formaba parte, fue destinado para defender la frontera contra la invasión de Rumania por parte del Eje.

Una buena cantidad de pilotos de la Luftwaffe fueron derribados al principio de esta invasión, en abril de 1941 por el Sava y el Vardar (otro patrullero austro-húngaro construido alrededor de una década después del Bodrog).

Cuando estos dos patrulleros estuvieron fuera de servicio durante tres días a causa de la colocación de minas a lo largo del Danubio y se vieron obligados a retirarse a Dubovac, la Luftwaffe envió Junkers Ju-87 Stuka a hundirlos. Los ataques fueron inútiles y los patrulleros no resultaron dañados por los bombarderos en picado, que representaban varias décadas de avance militar posterior a la fabricación de estos buques.

Con la caída de Yugoslavia ante el Eje, la tripulación del Sava se escabulló y escapó al otro lado del río. El Sava fue adoptado y rehabilitado para el servicio del Estado Independiente de Croacia (una marioneta de Alemania). Antes de que terminara la guerra, el buque fue echado a pique de nuevo por su tripulación. Después, volvió a ser reflotado por la nueva República Federal Socialista de Yugoslavia, y reintegrado al servicio militar en 1952, desde donde se retiró para realizar trabajo industrial en 1962.